Penes a un lado, vaginas al otro


Sabiendo que la administración gallega subvenciona colegios en los que se separa a los alumnos en función de si tienen pene o vagina (es decir, por sexo), me surgen un montón de dudas.

¿Les harán exámenes ginecológicos a los niños para que no se les cuele un polizón? ¿Y quién se los hace? ¿El Director del centro? ¿El Jefe de Estudios? ¿Incluso si es cura? ¿Con la que está cayendo?

Más preguntas: ¿la segregación se hace para que los alumnos no se distraigan, o para que no se distraigan los profesores? Lo digo porque en algunos casos los profesores de esos centros han hecho voto de castidad, y claro, es razonable suponer que estarán aventados todo el día. ¿Afecta a los profesores lo de la segregación? ¿Sólo profesores hombres en los centros de chicos? Téngase en cuenta que al ser sólo hombres, las probabilidades de que alguno sea gay aumentan (por pura estadística).

Y yo me pregunto: ¿por qué solamente por sexo? ¿No es discriminatorio que se haga sólo siguiendo ese criterio? Podríamos elegir el rh como criterio. O podríamos hacer colegios sólo para rubios, o para morenos, de ambos sexos o de uno, o para niños heterosexuales certificados. O para originarios de Madrid, o de los Peares. ¿Por qué habría de ser ilegal que se subvencionaran centros sólo para ricos? ¿Dónde está el inconveniente? ¡Hay que respetar a los demás, y ser tolerantes!

Otro criterio posible es el idioma: colegios para galleghablantes y para castellanohablantes. Es sólo una idea, que supongo en breve brillará en la cabeza de nuestros iluminados gestores (ah, no , es que ya lo ha hecho!). El ser humano es muy diverso, y se puede segregar siguiendo multitud de parámetros.

¿Qué problema hay? El dinero público es de todos, yo sólo quiero mi parte, y que se atiendan mis razones pedagógicas.

Y ya puestos a hacer propuestas imaginativas, ¿por qué no celebrar todos los años nuestro ideario de centro segregado? ¡Viva el cuatro de diciembre!

SEX.O_GRUPO