Estrategia búmeran


La estrategia búmeran es una forma rápida de librarse de un problema dado.

Se procede de la siguiente manera: cada vez que alguien se te acerque con un problema tú debes golpearle en la cabeza con ese mismo problema (u otro) multiplicado por dos. De esa manera, la próxima vez que tenga un problema se cuidará mucho de incordiarte, y lo resolverá por su cuenta o se lo endilgará a otro. La estrategia combina la inmediatez (el presente problema vuelve a no ser tuyo: que lo arregle otro) con la planificación a medio y largo plazo (la próxima vez no te molestarán y podrás seguir holgazaneando).

La estrategia suele funcionar bastante bien en la administración pública, y, en concreto, es el que usa mi inspector cuando la cosa se pone fea (es decir, cuando hay un verdadero problema). Esa conducta pertenece al esquema general de funcionamiento de los sistemas burocráticos, como el sistema educativo, en el que todo va bien si nada cambia, es consecuencia directa de la aplicación del PGME (Principio General del Mínimo Esfuerzo, regla de oro: ”que lo arregle otro”) y se deduce de la Teoría General de la Administración Pública (véase Ritualismo burocrático).

La persona que sea víctima de la estrategia búmeran ha de tener presente que para librarse de ella basta con andar rápido de reflejos y agacharse a tiempo, dejando que el búmeran siga su viaje en busca de otra cabeza a la que golpear. No siempre sale bien pero no se pierde nada con intentarlo.

El miércoles próximo estoy citado por el mismísimo José Luis Mira Lema (Director xeral de Educación, Formación Profesional e Innovación Educativa) para tener una reunión ”coa finalidade de analizar medidas para a mellora do éxito escolar no centro educativo que dirixe”. Voy a aprovechar la ocasión para trasladarle la estrategia búmeran, a ver qué le parece.

Es Estados Unidos, más dados al pragmatismo, han optado por la fumigación como estrategia. Es un método mucho más indiscriminado (mata a las cucarachas, pero también a las hormigas) y carece de la precisión clínica del búmeran (pues es una herramienta química, y no mecánica). El método consiste en esto:

El Estado de California aprobó en 2010 una controvertida ley que permite a los padres de un colegio público recoger firmas —basta con que lo apoye el 51% de los progenitores— para cerrarlo, imponer nuevas normas a los profesores o convertirlo en un centro comunitario con los padres como supervisores.

[Noticia completa, enviada por un un amable lector, aquí.]

¿No les gusta? Pues vayan haciéndose a la idea de lo que nos espera, porque el funcionariado en general (y el profesorado en particular) está en el punto de mira de una sociedad cansada de recibir golpes en la cabeza.

Minutos musicales. Leroy Anderson. The tipewriter.

Über alles in der Welt


En España, segundo a EPA, hai case 5 millóns de parados. En Alemania teñen xa case pleno emprego, rexistrando así os mellores datos dende a reunificación.

Durante a época de vacas gordas os alemáns invertiron os seus cartos en algo productivo e con valor engadido: prestaron euros aos españois a cambio dun interés. Nese mesmo tempo, os españois invertiron os préstamos en algo improductivo: compraron ladrillos, sen valor engadido. Agora, na época de vacas flacas, os alemáns collen os intereses que lles pagamos pola da nosa débeda e invírtenos de novo en algo productivo (crear emprego, reactivando o seu consumo interno). Mentres, os españois, rodeados de riqueza ficticia, pagan e calan.

Foron dez anos, dez, de tempo perdido: poderíamos ter mandado aos nosos universitarios a estudar fora, a aprender idiomas, poderíamos ter invertido todo eso en instalacións educativas, en preparar ao país para o seu envellecemento, ou en I+D. En case calquera outra cousa que non fora ese despiporre ladrillil de 250.000 euros por un pisito de 30 anos nunha capital de provincias, a pagar en cómodos prazos durante os vindeiros 80 lustros. Pero a opción crediticia era unha inversión mais sinxela: evitaba pensar a longo prazo.

Así o confirmou en 2006 un dos individuos más incapaces do noso entramado funcionarial, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, alias MAFO, licenciado en Dereito e en Economía, ignorante en ambas as dúas cousas, Ex-Secretario de Estado de Facenda, Gobernador do Banco de España, e reputado incompetente. En efecto, aló polo 2006 o inefable MAFO soltaba bobadas como estas::

Es mejor que los jóvenes tengan una hipoteca a 30 años, que es una inversión a largo plazo, a que se gasten el dinero en viajar“, reiteró. […] la gente en España “se ha lanzado a invertir”, no sólo en bienes de equipo, también y especialmente en vivienda, y en este sentido consideró que la inversión en vivienda es “la mejor” que puede hacer un español para garantizar su futuro. “Los españoles no son tontos” cuando invierten en vivienda, señaló Fernández Ordóñez, quien tras recordar que las inversiones financieras pueden desaparecer, recordó el “drama” que se vive en países como Alemania en los que muchos ciudadanos viven siempre del alquiler y se encuentran en su vejez “sin casa”, una situación que “felizmente en España no vamos a ver. Fontes: [1, PDF], [2], [3] e [4].

Xenio e figura, o panoli este. Se traballara en calquera empresa privada alemana xa estaría na puta calle:

Bla, bla, bla, bla, bla, bla… non teño nin pajolera do que digo:

« Older entries