La norma perversa


Como cualquier jurista sabe, una norma perversa es aquella que es generalmente incumplida y generalmente inaplicada y que eventualmente se aplica. Lo sabe cualquier director de instituto, que cuando quiere empufar a un alumno especialmente molesto rebusca en el reglamento el epígrafe que describa cualquier conducta que, por ser generalizada y estar extendida a todo el alumnado, es seguro que el alumno-reo ha realizado. Es un procedimiento rápido, económico y seguro. E injusto, claro.

No anda uno muy entrado del caso, pero parece, por lo que se lee en la prensa, que lo de las escuchas que han provocado la inhabilitación de Garzón era algo generalizado que normalmente terminaba en una simple desetimación de la prueba aportada sin mayores consecuencias para el instructor. Pero si el instructor es un tocapelotas llamado Garzón, entonces aplicamos el reglamento.

En otras palabras, Garzón ha salido al pasillo en un cambio de clase, lo mismo que los demás, pero le cae mal al director porque se dedica a desenterrar los muertos de la guerra y a poner en cuestión el pacto de silencio. Resultado: expediente disciplinario y para casa un mes. Con la ley en la mano.

Esto no es un país, es un enorme instituto de educación secundaria muy mal dirigido.

A callar todos y para clase en silencio! No quiero oir ni un murmullo!

Actualización: una opinión más sobre el tema. Y otra más.

Advertisements

5 Comentarios

  1. Anónimo said,

    Febreiro 14, 2012 ás 16:43

    Una lectura tangencial sobre el mismo tema: Casi culpables (Jeffrey Archer). http://www.lecturalia.com/libro/18530/casi-culpables

  2. iesounonies said,

    Febreiro 14, 2012 ás 22:04

    Outra lectura tanxencial:

    No juzguéis; apuntes sobre mis experiencias como jurado en tribunal de Ruán”, del premio Nobel André Gidé.

    http://www.tusquetseditores.com/titulos/marginales-no-juzgueis

  3. Isod said,

    Febreiro 17, 2012 ás 21:04

    Como resumo do tema de Garzón quedou ben clariño ;-)

  4. Félix said,

    Marzo 7, 2012 ás 17:27

    Tienes razón, muchos jueces le tenían manía a Garzón, pero eso no es cosa de ahora por lo de los muertos del franquismo. Esa manía viene de muy atrás, yo ya lo llevaba oyendo, al menos desde 2005 cuando una amiga estuvo en la escuela a la que van los jueces después de aprobar la oposición.
    Dicho esto también creo que la setencia no es injusta, en todo caso lo injusto será que los otros jueces que ordenaron escuchas ilegales antes hayan quedado impunes. Esa norma está para garantizar uno de los derechos fundamentales de un estado de derecho y no se la debe saltar nadie, ni Garzón.
    Garzón sabía perfectamente que lo que hacía no era legal. Garzón ha tensado muchas veces los límites de las normas para ampliar las fronteras de la justicia, por ello le admira mucha gente en todo el mundo, entre los que me incluyo. Pero es lo malo que tienen los ídolos reales, que tropiezan, se equivocan o se vuelven arrogantes, precisamente porque son seres humanos reales. “Homo sum, humani nihil a me alienum puto” (“Hombre soy; nada humano me es ajeno”).

    • iesounonies said,

      Marzo 7, 2012 ás 22:18

      Parece, sin embargo, que las interpretaciones de acerca de qué se puede escuchar y qué no no están tan claras, a tenor de lo leído en los artículos citados.


Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s

%d bloggers like this: