Unha ponte, unha escola


O arquitecto chino Li Xiaodong ven de construir unha escola no pequeno pobo de Xiashi. O pobo está atravesado por un regato, e o arquitecto decidiu aproveitar a estructura da escola para montar unha ponte que comunicara as dúas partes do pobo. A simboloxía (polo menos en occidente, en China vaia vostede a saber) é clara: a escola é un lugar de comunicación, tamén de paso, que xunta en vez de separar.

O éxito dos países orientais en materia de educación é apabullante: con ratios mais elevadas, con medios mais precarios, con unha tadición escolar recente, os seus alumnos acadan millores resultados que nós, con unha economía desenvolvida e unha tradición liberal en materia educativa mais antiga. España soporta elevadas tasas de fracaso escolar, o que resulta paradóxico tendo en conta que padecemos una supeinflación de títulos académicos e unha diverxencia notable entre a preparación e o salario posterior. É ben coñecido que moitos aspirantes a un emprego ocultan nos currícula os seus títulos universitarios.

Fonte da imaxe: El País.

Advertisements

2 Comentarios

  1. Félix said,

    Xaneiro 7, 2011 ás 17:41

    En mi opinión la diferencia entre occidente y oriente en materia de educación es que aquí se ha perdido la cultura del esfuerzo y el mérito.
    Comentaré una anécdota: Hace un par de años tuvimos un postdoc chino en mi departamento por un año. Cuando ya llevaba aquí cerca del año, un día durante el café, le hizo una pregunta el catedrático más antiguo de la universidad, quien llevaba más de cuarenta años en esto y los últimos bastante desencantado. Le preguntó qué opinaba del sistema educativo español y occidental. El chino sin dudarlo contestó que lo veía en decadencia. Otro catedrático con sus años de perspectiva lo recalcó diciendo que los chinos ya estaban afilando las espadas.

    Por cierto, el diccionario panhispánico de dudas de la RAE desaconseja el uso del plural latino currícula:
    http://buscon.rae.es/dpdI/SrvltConsulta?lema=curr%C3%ADculo

    Apertas.

  2. iesounonies said,

    Xaneiro 7, 2011 ás 18:27

    Ah, pero.. ¿ha existido alguna vez la cultura del mérito y el esfuerzo? Lo dudo mucho. Ni existió durante el régimen paternalista/autoritario del general Franco, ni durante los años del pelotazo sociata, ni durante el intermedio conservador posterior, ni durante los años dorados del crédito fácil. Si el mérito y el esfuerzo han sido alguna vez virtudes vigentes, lo han sido a título particular, y circunscritas al ámbito de algunas familias más o menos preclaras. En todo caso la existencia (o inexistencia) de tal cosa es tan difícil de demostrar y resulta tan huidiza al análisis empírico que no merece la pena ni pararse a clarificarlo.

    Ahora bien, hay una cosa que me resulta evidente: el fracaso escolar ha aumentado porque el número de años de escolarización obligatoria ha aumentado también. Antes no se hablaba de fracaso escolar porque quienes ahora engrosan la estadística antes estaban entrando en el mercado laboral. A menos niños, menos suspensos.


Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s

%d bloggers like this: