Lahis Felat Assibus II


Cuentan las noticias de hoy y de ayer que un campamento saharaui de las afueras de El Aiún fue arrasado por las fuerzas de seguridad de Mohamed VI, sus 20.000 ocupantes disueltos a palos por los valerosos policías de su Majestad el sátrapa alahuita, y de nuevo disueltos a tiros por las calles de la ciudad. Las últimas novedades son que las autoridades están armando a colonos marroquíes para atacar a las familias saharauis, y que la ciudad está cerrada a cal y canto, sin presencia de periodistas y sin miradas indiscretas que puedan levantar acta del asesinato de civiles. Nadie en occidente ha movido un dedo paa poner orden en ese desatino. Ni una queja verbal hasta ahora.

Hay una interpretación de los hechos que debiera preocupar a los occidentales, más allá de la amoralidad que supone que este tipo de actitudes sean el pan nuestro de cada día de las relaciones internacionales de los estados democráticos (democráticos de puertas adentro, claro). Porque puede que el endurecimiento de la posición marroquí no sea casual, y obedezca a un intento de homologación con los países occidentales como la República francesa, su mentora internacional, y con el Reino de España, causante del problema. La política de expulsión de gitanos iniciada por Sarkozy (un presidente idóneo, por su altura, para irrumar cómodamente al monarca Mohamed VI) es todo un ejemplo de por dónde están yendo las cosas en la vieja Europa. La diplomacia española dice que hace lo que debe: es decir, seguir mamando de la minga del alahuita. Y es que ya lo dicen las madres: para poder crecer hay que beber mucha leche.

La esclava Lahis practica felaciones por el precio de dos ases: eso dice una pintada conservada en lo que queda del barrio de las prostitutas de Pompeya. ¿Cuánto cobrarán a diplomacia española, americana y francesa por lamer la minga de la monarquía marroquí? Bastante más de dos ases: fosfatos, pesca, un hipotético petróleo, la contención del integrismo islámico en la zona, los negocietes de la oligarquía de turno.

LAHIS FELAT A<SSIBUS> II

Advertisements

1 comentario

  1. Galia said,

    Novembro 10, 2010 ás 23:28

    ” Somos saharauis y nuestro país es el Sahara, claro. El rey malo de Marruecos, con ojos de cuervo, nos robó el país. Pero está ahí. Y nos espera. Lo dice mi madre. Y mi madre nunca dice mentiras.” Lalia.


Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s

%d bloggers like this: