O prometido é débeda


Como dicíamos hai uns días para orientarnos entre tanta tinta de calamar, o axuste económico era inminente. Onte coñecíamos as medidas correspondentes á eufórica suba do 14,43% da bolsa española. Hai que estar moribundo para ter unha recuperación tan rápida. A ignorancia financieira hispana descoñece, coma sempre, que se a bolsa sube un 20% o luns e baixa un 20% o martes non se queda no mesmo sitio, senon mais abaixo. Simple aritmética. Outro día falaremos diso.

Recapitulemos: o déficit público foi transferido aos lombos dos traballadores porque o crédito barato e insolvente foi transferido ao déficit público, e todo porque a inflación encuberta dos bens inmobles foi transferida ao crédito barato… Hoxe mesmo o círculo comezou a pecharse sobre si mesmo: baixada e conxelación de salarios dos funcionarios (os dos non funcionarios xa non se poden baixar mais), conxelación de pensións e recorte do gasto público; esa é a solución a unha crise económica da cal, xustiño agora, nos dicían que estábamos saíndo.

¿Espertarán os españois do seu soño ladrilleiro? A resposta é seguramente non. Coma un rapaz pillado nunha falcatruada, o español arruinado negará a evidencia da súa propia codicia e botará a culpa ao vento, ao seu amigo imaxinario ou aos deuses. O obxectivo non declarado é que os prezos da vivenda (orixe, sustrato e causa de todo este embrollo) non baixen: a medida protexerá o efecto riqueza (para manter a ilusión dos hipotecados) e manterá intactos os balances dos bancos (nos que figuran dende hai dous anos os inmobles acumulados, anotados a prezo de débeda, e non de mercado tal e como nos dixeron en clase de contabilidade que non se debe facer).

O tempo dirá cómo se desenvolven os acontecementos. Ainda que vendo esta gráfica non hai que saber moito de economía para adiviñar que é o que se trata de evitar a toda costa. A débeda nacional está invertida nesa liña amarela que ameaza con desplomarse cara ao abismo. Ninguén quere que baixe o contravalor dos préstamos (ai, queridiño, qué triste é deber mais cartos dos que vale a cousa comprada) pero para que eso non suceda hai que poñer o 5% do salario e as pensións enriba da mesa. Estou seguro de que boa parte dos españois poñerían o 5% do salario e a súa alma se fixera falla. Ben, a realidade é que xa a puxeron hai tempo pero aínda non se enteraron… Penitenciagite, penitenciagite!

Fonte: Wikipedia.

Advertisements

7 Comentarios

  1. Pelitos a la mar said,

    Maio 13, 2010 ás 10:51

    ¡Excelente serie de artículos! Yo añadiría algo más, ¿no sería criticable también la forma en que este gobierno aplicó las recetas Keynesianas? En una situación de crisis provocada por el ladrillo y el endeudamiento, la solución propuesta fue un Plan E para desmontar y volver a montar las aceras de medio país, mientras trataban de estimular el consumo cuando todos sabemos que el consumo por encima de nuestras posibilidades es la causa del enorme endeudamiento. ¿No hubiese sido mejor orientar ese gasto público del Plan E en otra dirección más productiva que la de embellecer/humanizar las calles? ¿Dónde quedaron aquellos avisos de que el modelo de crecimiento económico continuo no es sostenible?

  2. iesounonies said,

    Maio 13, 2010 ás 14:28

    Sin duda: alimentar el monstruo un poco más para prolongar su agonía: ladrillo, cemento, hormigón, rehabilitación. Más de lo mismo.

  3. Maio 13, 2010 ás 17:09

    O capitalismo está na UCI, estoupou de voracidade. Nin hipotecas nin “El Pisito” nin nada o vai salvar.
    – Quen paga o enterro? – Os de sempre.

  4. Pelitos a la mar said,

    Maio 13, 2010 ás 19:04

    Disiento, el capitalismo está fuera de toda cuestión. Se siguen aplicando recetas de liberalismo económico y no hay conciencia entre la clase política ni entre la ciudadanía de que convendría replantearse algunas de las idealizaciones sobre el funcionamiento del mercado. EE.UU. está saliendo de la crisis, las locomotoras de la UE salen de la crisis y todos juntos se encargan de aplicar el correctivo a los que pudieran poner en peligro el tinglado. No veremos de esta vez caer la economía de mercado. Como mucho aspiro a ver pequeños reajustes en su funcionamiento: un poco más de control de los bancos, pasará de moda el “cuanto más debes más vales” y poco más. Además, tampoco me gustaría ver caer el modelo económico de esta forma, semejante catástrofe sería el preludio de mucho sufrimiento y alguna que otra guerra.

  5. iesounonies said,

    Maio 13, 2010 ás 21:35

    Para el caso español (y estamos cometiendo el mismo error que en los 80 y los 90) la salida de la crisis será deficiente y dolorosa precisamente porque no se aplican las estrictas leyes del mercado: el que la hace la paga.

    Trasladamos el coste de la mala gestión financiera a las víctimas de esa mala gestión. En mi opinión deberían dejar que un par de bancos quebraran de una puñetera vez (protegiendo a los impositores, como manda la ley, mediante el Fondo de Garantía de Depósitos) metiéndose en la carcel a arruinándose aquellos que han prestado un dinero que no es suyo a quienes no pueden devolvérselo.

    Pero no: la ley hipotecaria española está diseñada para que el deudor garantice con sus bienes presentes y futuros el pago de la deuda, y no solamente (como ocurre en EEUU) con el bien hipotecante. Eso perpetúa una oligarquía de banqueros cada vez más acomodados y codiciosos que tienen la seguridad de que su negocio no puede cerrar ocurra lo que ocurra. De fusión en fusión, de absorción en absorción, de pelotao en pelotazo, se impide que las leyes del mercado actúen sobre el sistema financiero. Si con entregar las llaves del pisito quedara la deuda saldada (como ocurre en otros lares) ya verías cómo espabilaba esa pandilla de mangantes.

    Están aplicando las leyes del Estado al mercado, y las del mercado al Estado. La solución es más mercado para el mercado, y más Estado para el Estado. Pero no hay cojones de enfrentarse a aquellos a quienes los partidos políticos les deben un pastizal gigantesco.

  6. Maio 14, 2010 ás 02:40

    A “Pelitos”: E de que vive logo o capitalismo máis que de sufrimento e de guerras?
    Se a agonía do capitalismo trae sufrimento e guerras iso non cambia nada do que ven sucedendo co capitalismo “vivito y coleando”.

  7. Maio 14, 2010 ás 02:49

    Engado:
    – “Preludio”? Logo non hai moito sufrimento xa neste momento? Non o había antes?
    – “Algunha que outra” guerra? Pois veña o tempo de “algunha que outra guerra”! Non como ven sendo ata o de agora: centos e miles de guerras promovidas pola voracidade do capitalismo.


Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s

%d bloggers like this: