Rumoroloxía


A pesares das enormes diferenzas entre a empresa pública e privada, nas dúas traballan seres humanos. Comparten, polo tanto, certas características propias da condición humana que son independentes do réxime xurídico ou laboral.

Nun programa de Redes de Eduardo Punset,  o publicista Ferran Ramón-Cortés analiza os mecanismos informáis de transmisión de información dentro dunha estructura humana organizada do seguinte xeito (minuto 24:17):

“En todas las empresas sin excepción hay personas tóxicas. Lo que pasa es que infectan más o menos. (…) Utilizan un virus muy particular que es el rumor, y a través del rumor la enfermedad que provocan es la ruptura de la comunicación interna y la desestabilización en muchos casos de la propia organización.

En las epidemias de rumores participan tres tipos de personas. En primer lugar los reservorios, que son los que lanzan el rumor (…). En segundo lugar tenemos los huéspedes infectados: son las personas que van transmitiendo el rumor de persona a persona. Y luego nos encontramos también con los inmunes, (…) gente a la que llega la infección, no la transmiten, no la hacen suya, y son esenciales en las organizaciones para, precisamente [evitar] las epidemias.

Los rumores, igual que los virus, van pasando de unos a otros, se van contagiando, hasta que alcanzan una parte sustancial de la plantilla. Por el camino van intoxicando y lo que producen es una destrucción de la comunicación interna.

Hay situaciones propicias para que empiecen estos procesos de epidemia de rumores. Una de ellas es cuando hay situaciónes de cambio. El las situaciones de cambio se generan muchos rumores porque proyectamos nuestros miedos (…) en el peor de los escenarios en forma de rumores que difundimos a gran velocidad.

De la información original el rumor elimina detalles esenciales, los sustituye por otros haciendo la historia más interesante, más incisiva y por lo tanto también más contagiosa. Es una mutación (…) y al igual que ocurre con los virus, en cada mutación ganamos un estadio en virulencia.

Las personas emocionalmente más expresivas son, a la vez, las personas que tienen mayor capacidad de contagio. En circunstancias normales son personas imprescindibles en las empresas, porque ayudan a crear climas de compañerismo, ayudan a generar relaciones y ayudan a funcionar la compañía; pero al mismo tiempo, infectadas por una cadena de rumores son también las más peligrosas.

Ante una epidemia de rumores es muy importante identificar el origen, de dónde parte, quién es la persona que lo habrá difundido. Habitualmente lo ha hecho para manipular y reforzar su posición en la empresa, y es muy importante saber que no siempre va a dar la cara. Igual que en las infecciones víricas puede ser un portador asintomático, alguien que no muestra la enfermedad y que es dificil por tanto de localizar y de cazar.

Al igual que en las infecciones víricas, aquí también existe la posibilidad de tener una vacuna. La vacuna que yo propongo son un conjunto de actuaciones que lo que quieren es reforzar la confianza entre la gente. Con confianza se produce inmunidad: y los rumores llegan, porque siempre están allí, pero no calan y no dañan a la organización”.

Un dos pilares do bo funcionamento dunha organización é a transparencia, lograda mediante acceso libre e igualitario á información. No caso dunha empresa pública, onde a financiación corre a cargo dos contribuíntes e os fins encamíñanse cara o ben común, ese pilar non só obedece, como se dí no documental, a pragmáticos criterios de eficiencia: é tamén unha esixencia política, nacida da propia concepción da estructura organizativa, cuxos obxetivos non son a satisfacción dun interese privado ou corporativo, senon a consecución de determinados fins considerados pola sociedade como valiosos.

O vídeo do cal está extraída a disertación precedente trata sobre psicopatías variadas. Disque o 1% da poboación é psicópata en maior ou menor grao. De cumplirse a estatística no noso centro traballa a lo menos un psicópata adulto, estudan entre seis e oito psicópatas menores de idade e prestamos servizo a entre doce e catorce pais con psicopatía. No Congreso dos deputados de Madrid hai a lo menos catro psicópatas, e como mínimo dous dignatarios de algún Estado son psicópatas perdidos. Todo iso sen ter en conta o sesgo da mostra e as peculiaridades da psicopatía mesma, que pode xerar unha tendencia a ocupación de determinadas actividades profesionáis ou políticas.

Con estas cousas pasa como co DSMIV: un tende a identificarse cos síntomas. Mirémolo polo outro lado: as probabilidades de non ser un psicópata son de 99 contra 1. Pero a inquedanza segue ahí, anidando na nosa conciencia.

¿Cántos de nós pasaríamos o Test Voight-Kampff?

Xa saben… 1187 Hunterwasser

Advertisements

1 comentario

  1. Maio 16, 2010 ás 21:07

    […] como o segundo lle outorgan un peculiar carácter. Pero sobre todo o segundo. Caldo de cultivo de rumores claustrales, os institutos resultan ser unha mixtura de esixencias adultas e debilidades mais ou […]


Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s

%d bloggers like this: