Jugándose la jeta


Mañana es 31 de julio, aniversario de la ejecución de Cayetano Antonio Ripoll, conocido como “el maestro de Ruzafa”, quien en 1826 fue ajusticiado en Valencia por hereje formal que abraza toda especie de herejía.

La misericordia del Tribunal de la Fe que lo condenó quiso que se le ahorcara, en vez de quemarlo vivo como era costumbre, lo que no evitó las airadas protestas de la perpleja opinión pública europea. Aún así, para mantener la comedia se pintaron unas llamas en un barril, que fue colocado a los pies del cadalso y en el cual fue luego introducido su cadáver.

Antonio Ripoll fue la última víctima de la Inquisición Española (en realidad, sería más exacto decir que fue una de las últimas víctimas del Absolutismo). Su falta consistió en enseñar ideas deístas a sus alumnos. Ocho años después la Inquisición sería definitivamente abolida por Isabel II.

Y es que no siempre fue fácil ser enseñante. Pero los tiempos cambian y ahora los profesores apuestan sobre seguro y por razones más pedagógicas: en este vídeo el profesor Christopher Bishop se juega el tipo para demostrar cómo un péndulo se comporta de forma predecible siguiendo leyes físicas elementales:

Lo haya copiado o no (el experimento lo encontré hace años en una novela de Carl Sagan titulada Contacto) Bishop se arriesga lo suyo: si en vez de soltar la bola la impulsara por error, los 14 kilos de hierro macizo le romperían el cráneo delante de sus sorprendidos pupilos.

Bromas aparte, en muchos sitios del mundo ir al cole sigue siendo una actividad arriesgada. Otros lugares, otras Inquisiciones:

Gaseadas en la escuela
Kabul, Afganistán, 13/05/2009. El día debía empezar como cualquier otro. Las niñas tenían por delante una jornada de clases y juegos. Formaban una fila en el patio de la escuela cuando la jornada se truncó. Las gasearon.

Cinco de las niñas cayeron en coma y casi 100 fueron internadas en el hospital después de sufrir el ataque con gas, el tercer incidente de este tipo en el norte de Kabul, según informaron funcionarios afganos.

El incidente ocurrió en la escuela Aftab Bachi del distrito de Hesa Dohum, en el norte de la provincia de Kapisa, cuando las estudiantes se alinearon antes de que comenzara la clase, explicó Enayatullah Karimi, médico del hospital provincial donde las niñas están siendo tratadas.

Las niñas sufren dolores de cabeza tras inhalar el humo en el patio del colegio, explicó el médico, alegando que más de 100 estudiantes y 11 profesores fueron internados.

El ministro afgano de educación, Gholam Farouq Wardak, ha señalado en una rueda de prensa en la tarde del martes que 104 estudiantes fueron dadas de alta tras recibir tratamiento, mientras otras 20 permanecían hospitalizadas.

Wardak ha asegurado que el ministerio y la policía abrieron una investigación sobre lo ocurrido.

El incidente ha tenido lugar un día después de que otras 60 escolares y dos profesores fueran llevados al hospital en la vecina provincia de Parwan tras sufrir un ataque con el mismo gas en su escuela.

Más de 40 estudiantes fueron hospitalizados también a finales del mes pasado en la misma provincia. Entonces, las autoridades denunciaron envenenamiento con gas.

Funcionarios del ministerio sanitario informaron de que se enviaron muestras al laboratorio central en Kabul y a un hospital en Bagram, la base central estadounidense en el país. No está claro si los tres incidentes fueron resultado de ataques deliberados contra escuelas. Hasta el momento ningún grupo se ha atribuido la responsabilidad de los incidentes.

Milicianos extremistas talibanes, que gobernaron el país durante cinco años antes de ser derrocados por las tropas dirigidas por Estados Unidos a finales de 2001, estuvieron detrás de varios ataques contra escuelas en el sur y el este del país en los últimos siete años.

Los talibanes prohibieron a las niñas acudir a las escuelas durante su régimen, así como a las mujeres ser vistas en público al menos que fueran acompañadas de hombres de su familia.

Un grupo de atacantes tiró ácido al rostro de niñas escolares el año pasado en la sureña ciudad de Kandahar. El gobierno afgano arrestó a algunos de ellos y los identificó como miembros del movimiento talibán.

El Mundo, 13/05/2009.

Visto así, aquí no estamos tan mal.

(Vídeo encontrado en menéame.)

Advertisements

3 Comentarios

  1. como te digo una co said,

    Xullo 30, 2009 ás 22:47

    Queda claro que o ensino é unha profesión de risco. O grao variará segundo o contexto histórico, xeogréfico, político…pero de risco, así o que se dí de risco, ser de risco é, non me digades que non.

  2. iznogud el infame said,

    Xullo 31, 2009 ás 15:37

    Por certo, ¿Por que se indignou a opinión pública europea, por que o aforcaron en lugar de queimalo, ou por matalo?. Ah, si, xa me acordo, que por aquí levamos algo máis de retraso.
    Para min, casos como os de Afganistán superan toda capacidade de comprensión da natureza humana, e non me refiro so ó caso dos gaseamentos, que non coñecía, se non a todo o que lle ven pasando a ese pais dende 1981. Mentres estiven sufrindo as consecuencias do meu último intento de envenenar ó califa cun virus diarreico, deume por ler “cometas en el cielo; en algún momento resulta algo predecible, pero é precioso e sobrecolledor.


Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s

%d bloggers like this: