La paradoja de Arrow


Kenneth Joseph Arrow recibió en 1972 el Premio Nobel de Economía por demostrar de manera formal que no existe un procedimiento de votación perfecto. A él debemos el teorema de imposibilidad, o paradoja de Arrow, que según parece es una importante contribución al problema de la elección social.

No vengo a hablarles hoy de los excesos de democracia (la democracia, a mi juicio, nunca es excesiva), si no de sus servidumbres. Pues nada escapa, como postulara Hegel, a la contradicción: la democracia no iba a ser menos…

Hace poco hablábamos de la optatividad, esa divertida tendencia del sistema educativo hispano. Hemos sondeado a nuestro alumnado para saber qué optativas piensan escoger el curso que viene. Les hemos dado una lista de siete optativas (que aquí presentamos bajo nombre ficticio, para que nadie se sienta ofendido), y les hemos pedido que escojan, por orden de preferencia (1ª, 2ª, 3ª), cuáles desean cursar el año que viene. Los resultados (aprovechando una previsualización wiki) son estos:

Nueva imagen

Pues bien, el juego consiste en determinar, usando un método de discriminación racional (sic), qué optativas se debieran dar el año que viene en ese nivel. Luego lo comparamos con lo que efectivamente se imparte.

Advertisements

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s

%d bloggers like this: