La Luna, los embarazos y los partos


A raíz de una conversación escuchada en la sala de profesores del centro en el que trabajo, así como de alguna charla tenida con los alumnos de Bachillerato a los que doy clase, me ha venido al recuerdo esa vieja creencia, tan difundida como falsa, de que la Luna interviene en los asuntos humanos provocando, por ejemplo, un aumento del número de partos cuando la Luna está llena. La idea (que también incluye un aumento de los suicidios o de los robos, con Luna nueva, o llena, o cuarto menguante, o creciente, según sea el caso) ha sido refutada en numerosas ocasiones, pero no viene mal recordar un par de cuestiones de interés astronómico general para que no nos tomen el pelo.

1. La Luna siempre está llena.

Y nueva, y menguante, y creciente. Las fases lunares dependen del lugar desde el que se observe. Cuando la Luna es nueva vista desde la Tierra, por el otro lado está llena. Las fases lunares son un efecto de nuestra posición respecto de nuestro simpático y bello satélite, que, salvo en los contados y breves casos de eclipse, siempre está iluminado por algún lado.

Aquí tienen un diagrama de las fases lunares, cortesía de Wikipedia, en el que accedemos a dos perspectivas: lo que vemos desde la tierra (abajo) y lo que sucede (visto desde fuera del sistema Tierra-Luna):

Como se puede comprobar, de ser cierto que la Luna llena (o cualquier otra fase de la misma) provocara un aumento del número de partos aquí en la Tierra (o de robos, o de suicidios), tal aumento se daría todos los días, lo que es absurdo.

2. Las fases lunares son cambios contínuos, no discretos.

Alguien podría argumentar que es el cambio de fase, y no la fase misma, la que provoca los partos (o los robos). En realidad, las fases de la Luna son una mera abstracción que el ser humano hace a partir de la observación de un cambio que es contínuo. Por lo tanto, hay un número infinito de fases lunares: la fase de Luna llena verdadera dura un instante, ya que se produce cuando ésta se opone completamente al Sol, y eso sucede en un sólo punto de su órbita alrededor  de la Tierra. Popularmente distinguimos cuatro fases (llena, menguante, nueva y creciente), aunque los más aficionados distinguen otras suplementarias (gibosa creciente, gibosa menguante, etc). Por lo tanto, los partos tendrían que acumularse en torno a ese instante, cosa que evidentemente no ocurre. En el siguiente vídeo tienen una serie de muestras de ese cambio contínuo:

3. Las fases lunares sólo son luz solar reflejada sobre la superficie de la Luna.

Quien afirma que la Luna llena influye sobre los asuntos humanos debe por tanto justificar de qué manera la luz de la Luna afecta a los asuntos humanos. La Luna llena tiene una intensidad tan generosa que permite incluso leer en plena noche. En todo caso, no sería la Luna la que provocaría los partos, si no su luz, lo que significaría que en realidad la mayor parte de los partos tendría lugar durante el día, fuera cual fuera la fase lunar, pues el Sol  brilla con más intensidad. Según esa idea, bastaría poner a una embarazada debajo de una farola para que comenzara el parto, y resultaría imposible que hubiera más partos con Luna llena si el cielo está nublado.

Paritorio en potencia.

4. La cuestión de la gavedad.

Es común decir que dado que la mayor parte de nuestro cuerpo es agua, y dado que la Luna tiene un evidente efecto sobre las mareas por medio del efecto marea, es la fuerza gravitatoria de la Luna la que interviene en los asuntos humanos. Dejando a un lado el hecho de que la afirmación no explica cuál es el mecanismo mediante el cual se produce esa influencia, lo relevante en este caso es explicar que el efecto marea no está provocado solamente por la Luna, si no por un efecto combinado Sol-Luna, y obedece no tanto a la atracción gravitatoria, que es ciertamente débil, sino a una diferencia de potencial gravitacional:

La fuerza de marea es el resultado de la diferencia de potencial gravitacional que existe a lo largo del diámetro de un cuerpo. Cuando un cuerpo de tamaño suficientemente grande es alterado por la fuerza gravitatoria de un cuerpo más pequeño, la diferencia en la magnitud de la fuerza de gravedad entre el extremo cercano y el lejano puede ser grande. Este hecho altera la forma del cuerpo grande sin cambiar su volumen. (Fuente.)

Lo que observamos con las mareas es el desplazamiento de grandes masas de agua provocado por el Sol y la Luna, no por la Luna solamente. Y de la misma manera que el agua de un balde no sufre variación detectable por causa del efecto marea, tapoco el líquido amniótico de una embarazada sufre variación alguna por causa del efecto marea, al no haber apenas diferencia gravitacional entre un lado y otro de su bolsa amniótica. Además, el efecto marea se intensifica en las zonas donde el plano de rotación de la luna se corta con la esfera terrestre, y por lo tanto los partos habidos por esa causa serían más numerosos cerca del ecuador, e inexistentes cerca de los polos.

El sistema Tierra Luna,
dejando un reguero de partos urbi et orbe.

5. La cuestión estadística.

Lo cierto es que las estadísticas hospitalarias demuestran que no existe correlación alguna entre la Luna y los partos, por más que se ha buscado y rebuscado en los archivos. Aquí hay un pequeño resumen de los estudios sobre el tema. El momento del parto obedece, tal y como nos informa la ciencia médica, al tiempo transcurrido desde la fecundación, ocasión por lo general bastante apurada en el que no hay oportunidad de saber qué fase lunar va a haber unas 40 semanas más tarde. A eso se le suman, supongo, las circunstancias psicológicas y de salud de la embarazada.

El satélite de la Tierra encierra por sí solo curiosidades y maravillas sufucientes como para dedicarle toda una vida de estudio: no hay necesidad de acudir al misterio para asombrarse por la amena variedad del mundo en el que vivimos.

El hermoso efecto de libración lunar en time-lapse
(un año resumido en 2,5 minutos)

About these ads

8 Comentarios

  1. Anónimo said,

    Febreiro 2, 2012 at 22:10

    Fantástico. Y (maldito efecto Forer) a pesar de ello se cuentan por miles (yo conozco personalmente a varios) los obstetras y matronas que siguen convencidos de los efectos de la luna en el parto. Por cierto, el último estudio al respecto es patrio: realizado entre la Asociación Leonesa de Astronomía y el Hospital de León en 2005, confirmó que no se produce un mayor número de nacimientos de bebés durante los días de luna llena con una muestra de 13.000 bebés nacidos durante seis años. Otro estudio anterior (1999) (http://www.uclm.es/AB/enfermeria/revista/numero%2014/influencia_lunar_y_barom%E9trica_s.htm), en Albacete, ya ofrecía resultados similares, aunque con una muestra mucho menor:

    – Luna nueva: 26 % de partos

    – Cuarto creciente: 25,2 % de partos

    – Luna llena: 23,9 % de partos

    – Cuarto menguante: 24,9 % de partos

  2. Félix said,

    Febreiro 5, 2012 at 22:43

    Excelente entrada. Me ha gustado mucho.
    Félix

  3. Félix said,

    Xullo 6, 2012 at 19:54

    Vuelvo sobre este artículo debido a que ahora es un tema que sale en algunas de mis conversaciones.
    Me gustaría comentar otro argumento para desmontar el efecto de la gravedad:
    – Si la atracción gravitatoria de la Luna tuviese algún efecto sobre los embarazos ese efecto tendría un periodo diario y no lunar. Pues si asumimos la hipótesis de que la influencia lunar se produce por la diferencia entre las fuerzas de atracción gravitatorias ejercidas por la Luna en una fase y otra, en realidad observamos que la variación de esas fuerzas respecto a un punto concreto de la corteza terrestre son mayores a lo largo del día que de las fases lunares. La rotación de la Tierra sobre su eje hace que un punto fijo de la superficie terrestre se encuentre a lo largo del mismo día en una posición de dsitancia mínima a la Luna y en el punto diamentralmente opuesto en el que la atracción será mucho más pequeña.

    Seguramente habría que elaborar este argumento de forma más minuciosa, porque hay quien argumenta que el efecto es debido a los cambios de fase lunar. Este planteamiento podría construirse a partir de la hipótesis de que a lo largo de los días con luna llena o nueva las diferencias de la atracción gravitatoria debida al sistema formado por la Luna y el Sol son mayores que en los días de cuarto menguante o creciente (como puede observarse en el diagrama de mareas vivas y muertas). Sin embargo este argumento me parece aún más pregrino pues si una embarazada se monta en un ascensor experimentará un efecto similar en cuestión de segundos. Tampoco me he molestado en comparar la aceleración del ascensor con la diferencia de atracción gravitatoria del sistema Luna-Sol, pero me niego a perder más tiempo con eso.

  4. Félix said,

    Xullo 6, 2012 at 19:56

    Corrijo mi comentario anterior. Donde escribí: “Vuelvo sobre este artículo […]”, debería haber escrito “Vuelvo sobre este excelente artículo […]”.
    Un abrazo.

  5. Félix said,

    Xullo 6, 2012 at 20:19

    Releo lo que acabo de escribir y me encuentro con que se podría matizar teniendo en cuenta más efectos sobre la formación de las mareas: habría que incluir en el razonamiento el efecto de las aceleraciones centrípetas de los movimientos de rotación de la Tierra. Vale, en ese caso podría construir un argumento similar al del segundo párrafo pero pienso que no merece la pena, porque sería el cuento de nunca acabar.
    La física es una ciencia experimental y las teorías se construyen y demuestran sobre hechos observables. Las estadísticas que citan son más que suficientes para desmontar todas las teorías sobre lunas y embarazos. Si la experiencia nos dice de antemano que no hay ninguna correlación, no tiene mucho sentido esforzarse más en explicar por qué no se produce un efecto que no se produce. Y creo que además sería fútil, pues siempre quedaría algún fenómeno por rebatir que no hemos contemplado.

    • iesounonies said,

      Xullo 6, 2012 at 21:04

      Lo último que he escuchado al respecto es que hoy en día ya ha cesado la influencia sobre los partos porque muchos de ellos son programados, por ejemplo.

      Habrá que irse al Amazonas mismo para hacer un estudio completo?

      PD: a la fuerza ahorcan, Félix? XD

      Felicidades!

  6. oooo said,

    Abril 9, 2014 at 06:05

    la verdad no me aclara muy bien que tiene que ver con el embarazo creo que es un poco de definicion general de la luna.


Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s

%d bloggers like this: